La Fed no puede dar un paso en falso. Análisis del 14.VI.2017

Posted on Posted in Morning Meeting

A la espera de la Fed. En principio, no se esperan sorpresas en cuanto a una subida de tipos de interés. La atención del mercado está en tratar de adivinar sus perspectivas: si la Fed va a subir tipos en 2017 una vez más, dos veces más o si se lo está pensando. Esperamos que el comunicado sea más inteligible que las palabras de ayer de Rajoy de “cuanto peor mejor para todos y cuanto peor para todos mejor, mejor para mí el suyo beneficio político”.

Los últimos datos económicos publicados en EEUU son más flojos, pero la Fed no puede dar un paso en falso. Van a ser prudentes. Seguramente no cambien demasiado el discurso. Los datos de la economía no concluyen todavía una desaceleración, aunque algunos de ellos son un poco más preocupantes: los datos del mercado de la vivienda, el de empleo del mes pasado y de los últimos meses, el sentimiento del consumidor americano… Sin embargo los de confianza de las Pymes en EEUU mantienen cotas muy elevadas.

Esta tarde se publica el dato de IPC y el de las ventas minoristas. Los últimos datos de inflación han resultado más débiles, pero ayer los datos de PPI –especialmente el core (subyacente)–, fueron más fuertes (+0.3% en mayo después de subir 0.4% en abril: la tasa interanual PPI está en el 2.4% frente al 2.3% anterior).

Con los datos del PPI hubo reacciones en los mercados: los bonos  reaccionaban, en un primer momento, a la baja con repuntes de rentabilidad. Posteriormente tuvo lugar una subasta de treasuries a 30 años que se colocaban muy bien y el mercado se daba la vuelta.

El dólar ha estado más flojo en los últimos días y ayer vimos que el precio del petróleo bajaba. Se publicaban datos de la OPEP que reflejaban un aumento de la producción en el mes de mayo en 32,14 millones de barriles diarios (1% más). Libia, Nigeria, Irak… eran los responsables. El precio WT bajaba un 1% en el mercado.

La bolsa se daba la vuelta. Ya en la sesión europea y asiática las tecnológicas rebotaban después de las caídas de los últimos días. Ayer vimos un comportamiento muy positivo también de materiales básicos.

Sorprendía el dato de inflación de UK: 2.9% frente al 2.7% abril. Se trata del nivel más alto desde junio de 2013. Sin duda, drena la capacidad de compra de los hogares y puede tener un efecto depresor sobre el crecimiento economía. La depreciación de la libra esterlina es lo que está detrás. En cualquier caso, es posible que veamos una cierta flexión de los niveles actuales en los próximos meses. El Imput Price Inflation se sitúa en un nivel de 11.6 frente al 15.6 de septiembre.

Aumenta la presión en UK para un soft Brexit. Ese mensaje le trasladaron J. Mayor y D. Cameron a Th. May: escuchar al resto de partidos y llegar a una postura pactada. Macron también uso un tono confraternizador con la premier británica: la puerta de la UE se mantendrá abierta. El fallo la reunión con la reunión con los norirlandeses no augura mucha estabilidad para su gobierno.

Comparte con:


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.